Amarras de un barco: ¿Qué es y qué tipos hay?

Amarras de un barco

Para ser considerado un buen marinero es necesario aprender multitud de técnicas y conceptos relacionados con la navegación. Hoy nos queremos centrar en las amarras de un barco, elementos fundamentales que nos permitirá realizar un buen atraque de la embarcación. De hecho, este concepto es uno de los que compone el temario del examen del PER (Patrón de Embarcaciones de Recreo). ¿Quieres saber más? Solo tienes que seguir leyendo.

¿Qué es amarrar un barco?

Cuando hablamos de amarrar un barco nos referimos a la maniobra que nos permite atar una embarcación a un elemento fijo (atraque en un puerto) o flotante (a otro barco). Un amarre eficaz y seguro debe aguantar diversas fuerzas tales como el viento, la marea, el oleaje y la corriente.

Para proceder a un buen amarre es necesario tener un correcto manejo de cabos:

  • Encapillar una gaza a un noray: Se hace pasar la gaza por encima. En el caso que ya exista otra gaza encapillada se abre ésta y se pasa por dentro, para que ambas embarcaciones puedan salir sin estorbarse.
  • Amarrar por seno: Acción que consiste en hacer pasar el seno de un cabo por un bolardo, noray o argolla situado en el muelle o pantalán y hacer firme ambos chicotes en la embarcación. Esta manera de amarrar tiene la ventaja de facilitar el desatraque (no necesita ayuda).
  • Tomar vueltas: Sujetar un cabo, cable o cadena, dándole vueltas en forma de “ocho” sobre cualquier dispositivo de los que hay a bordo para amarrar cabos.
  • Hacer firme: Fijar un cabo, cable o cadena mediante nudos o vueltas, impidiendo así todo movimiento.
    Recoger en adujas: se denomina adujas cada una de las vueltas o roscas circulares u oblongas de un cabo, cadena o vela enrollada.

Términos que se utilizan en Amarre

Para poder profundizar más en el tema, lo primero es conocer los principales términos relacionados con el amarre:

  • Cobrar: tirar de un cabo, cable o cadena con objeto de recogerlo de forma manual.
  • Virar: tirar de un cabo, cable o cadena con objeto de recogerlo por medio de una máquina.
  • Tesar: poner tirante un cabo, cable o cadena (también puede estar referido a una vela).
  • Templar: poner en tensión un cabo, cable o cadena.
  • Amollar: soltar poco a poco un cabo, cable o cadena (contrario que cazar).
  • Lascar: aflojar un poco un cabo, cable o cadena que esté trabajando.
  • Arriar: Aflojar y dejar correr un cabo, cable o cadena. También referido a las velas o bandera.
  • Largar: Soltar totalmente un cabo, cable o cadena. Se suele emplear con los cabos de amarre.

Tipos de amarras

Existen cuatro fórmulas fundamentales a la hora de tomar amarras. Usar una u otra depende del ángulo en el que se colocan en cuanto a la embarcación:

Amarres largos

Es la forma más habitual de tomar amarras. Permite colocar la embarcación en una posición muy cómoda para, posteriormente, salir a navegar.

Son las amarras que trabajan hacia la misma cabeza de aquella por la que salen. Es decir las que salen de proa trabajan hacia proa y las que salen de popa trabajan hacia popa.

Se usan para colocar o situar el barco en una posición inicial y se dan lo mas lejos posible (lo más en largo posible) hacia delante o hacia atrás respectivamente. Sirven para mantener el buque pegado al atraque y fundamentalmente para evitar los desplazamientos longitudinales del mismo. Por lo tanto, el largo de proa evitará que el buque se mueva hacia popa y el largo de popa evitará que se desplace hacia proa.

Amarres de Través

Es la amarra que llama por el través, es decir que se encuentra perpendicular a la línea proa-popa. Puede ponerse en el centro en la proa y en la popa. Su propósito es el de dejar la embarcación lo más próxima al muelle y a la zona del amarre e impedir que pueda despegarse del atraque. Es muy eficaz a la hora de evitar que se produzcan movimientos transversales.

Amarres de Esprín (o spring)

Es el cabo que partiendo de la proa o de la popa llama hacia la popa o hacia la proa, respectivamente, de una manera inclinada, es decir, trabajan en diagonal. Lógicamente existen dos, el de proa y el de popa. El propósito de usar este sistema es el de evitar los movimientos longitudinales en aquellos momentos en los que la embarcación se encuentra abarloada.

Amarres de Codera

Se trata de un cabo que se ata a proa o a popa y que se utiliza para amarrar una embarcación a una boya situada en un puerto o muelle. Desde el lado contrario se utiliza otra que es la que se amarra al muelle. Su colocación debe ser en perpendicular al punto de salida. Su finalidad es la de mantener la embarcación separada del pantalán para evitar, en caso de mal tiempo, que se golpee el casco contra el muelle y sufra daños. También se puede utilizar como cabo de ayuda para desatracar.

Utilización de las amarras según viento y corriente

En función de donde venga el viento o corriente, al atracar deberemos dar los siguientes cabos:

  • Con corriente o viento de tierra, el primer cabo a dar será el largo de proa.
  • Con corriente o viento de la mar, el primer cabo a dar será la codera de popa.

Quizás este artículo te haya despertado aún más las ganas de ser tú quien gobierne una embarcación. En Anclademia te ayudamos en todo el proceso de obtención de PER. Somos expertos en cursos teóricos del PER y también ofrecemos prácticas homologadas, necesarias para la obtención del título. ¿Quieres saber más? Solo tienes que consultar nuestros cursos y, en unos meses, ¡podrás ser quien maneje el timón de un barco! ¡Anímate!

Related Articles

Responses

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.