Prevención de incendios y explosiones

8.5.- PREVENCIÓN DE INCENDIOS Y EXPLOSIONES

8.5.1.- Lugares de riesgo: cocina, cámaras de motores, tomas de combustibles, batería, instalaciones eléctricas, pañol o cofre de pintura.

En las embarcaciones, cuando disponen de ella, uno de los lugares más riesgo de incendio es la cocina al estar generalmente alimentada con gas por lo que es conveniente asegurarse de que estos conductos no tengan escapes y sobre todo de disponer de un buen extractor de gases que evite su acumulación. 
También la cámara de motores es otro lugar con riesgo elevado, por debemos prestar especial atención a su ventilación para evitar la acumulación de gases que puedan producir y sobre todo una vigilancia especial a las tomas de combustible para evitar derrames y filtraciones. 

Las instalaciones eléctricas quizás sea el punto más importante a cuidar ya que un cortocircuito puede producir un incendio que haga que perdamos incluso la totalidad de la embarcación. 
Para ello es conveniente que todos los circuitos dispongan de protectores (fusibles, desconectadores de batería etc…). 
Otro punto importante a tener en cuenta son las baterías ya que su electrolito además de ser corrosivo desprende gases inflamables que pueden provocar una explosión, por lo que es muy importante que la tengamos siempre en un buen estado de conservación. 

Si disponemos de cofre de pintura también es conveniente que los contenedores de esta se encuentren bien cerrados ya que también desprenden gases cuya acumulación puede ser peligrosa. 

8.5.2.- Factores que han de concurrir para que se produzca un incendio: Teoría del tetraedro de fuego

Para que el fuego pueda producirse han de darse una serie de factores los cuales unidos (combustible, oxigeno, temperatura) adecuadamente producen una reacción que se manifiesta en forma de llama
Podríamos definir el fuego como una reacción química de un combustible con un comburente (substancia que en ciertas condiciones de temperatura y presión puede combinarse con un combustible, provocando la combustión, siendo el más común el oxigeno) donde se produce un desprendimiento de energía de luz y calor. 

Se desprende de lo expuesto que para que se produzca un fuego con llamas se requiere 4 elementos lo que se denomina la teoría del tetraedro (fig. 7.3) 

– Combustible: sustancia capaz de arder (solida, liquida o gaseosa) 

– Comburente: generalmente el oxigeno (el aire contiene el 21 %) 

– Calor: que es la energía de activación (p.e. calentamiento de un cable). 

– Reacción: la llama que es la que hace que se mantenga y propague. 

Puede existircombustión sin llamas cuando (combustible, oxigeno y calor) 

La combustión puede provocar:

– Humo – Gases – Calor – Llamas 

8.5.3.- Clasificación UNE de los fuegos: A, B, C, D y E

Fuego clase «A» (Alfa):

son aquellos que se producen en materias combustibles sólidas, como madera, papeles, cartones, lonas, etc. 
Cuando estos materiales se queman, dejan residuos en forma de brasas o cenizas. Se apagan por enfriamiento aplicando chorro o niebla de agua

Fuego clase «B» (Bravo):

son los que se producen en líquidos combustibles inflamables, como petróleo, gasolina, pinturas, etc
También se incluyen en este grupo el gas licuado de petróleo y algunas grasas utilizadas en la lubricación de máquinas. 
Estos fuegos, a diferencia de los anteriores, no dejan residuos al quemarse. 

Fuego clase «C» (Charlie):

son los que se producen por sustancias combustibles gaseosas como el butano, propano, etc. 
Se apagan por sofocación con polvo seco o gas inerte Halon. 

Fuego clase «D» (Charlie):

son los que se producen por metales combustibles como el titanio, aluminio, etc. 
Se apagan por enfriamiento y sofocación. 

Fuego clase «E» (Echo):

son los producidos por equipos o instalaciones eléctricas o electrónicas
Se apagan por sofocación con polvo seco o con anhídrido carbónico (CO2) o con gas inerte como el Halon. 
Importante es saber que a este tipo de incendio no debe nunca aplicársele agua por ser esta conductora de la electricidad. 

8.5.4.- El agua como agente extintor, precauciones.

La característica principal del agua como agente extintor es la gran capacidad que posee para enfriar al absorber calor
A su vez posee otra característica importante ya que el vapor que produce es más pesado que el aire por lo cual al desplazarlo produce un efecto de sofocación

Hay que tener unas series de

precauciones al utilizar este agente extintor no debiendo ser utilizado en fuegos de ciertos metales como el aluminio, magnesio etc., ya que al aplicarla desprenden gases inflamables
Por otra parte al ser conductora de la electricidad tampoco debe usarse para estos tipos de fuego, y por último debido a su densidad es ineficaz para líquido menos denso. 

Por lo tanto el agua es ideal para fuegos de clase A, que mediante técnicas especiales se pueden utilizar en fuegos de clase B y que es ineficaz o peligrosa en fuegos de clase C y D

8.5.5.- Extintores: extintores válidos para la extinción de incendio clase B, utilización básica de un extintor de polvo seco, uso optimo y como atacar las llamas. Comprobaciones periódicas de mantenimiento.

Incendios producidos por líquidos combustibles o inflamables, gases inflamables, grasas y materiales similares en los que la extinción queda asegurada con mayor rapidez excluyendo el aire (oxígeno), limitando el desprendimiento de vapores combustibles interrumpiendo la reacción en cadena de la combustión. Los extintores para protección de riesgo B deben ser seleccionados entre los siguientes: 

– dióxido de carbono 

– polvo seco 

– espuma 

– espuma formadora de película acuosa 

– solkaflam 

Utilización básica de un extintor de polvo seco:

 Los polvos químicos que se utilizan actualmente no son tóxicos aunque pueden causar problemas para respirar y dificultar la visibilidad durante o inmediatamente después de su descarga, pero no se debe utilizar sobre una persona que se esté quemando ya que cuando entran en contacto con un medio acuoso se descomponen formando un ácido que, aunque es muy débil, puede provocar quemaduras químicas en una piel afectada por el fuego. 
Cuando descargamos un equipo contra incendios de polvo químico seco sobre un incendio el fuego se apaga de forma prácticamente instantánea siendo por lo tanto muy eficaces. 
Al ser malos conductores de la electricidad son aconsejables para la extinción de esta clase de incendios. 

Antes de su utilización debe agitarse, y dirigir el chorro a la base de las llamas con movimiento de barrido
En caso de incendio de líquidos proyectar superficialmente el agente extintor efectuando un barrido evitando que la propia presión de impulsión provoque derrame del líquido incendiado, aproximándose lentamente al fuego hasta un máximo de un metro
La persona que lo esté usando debe siempre tener a sus espaldas una ruta de escape que no vaya a ser bloqueada por el fuego. 

Este agente extintor actúa por sofocación ya que al descomponerse por efecto del calor, produce ácido metafosfórico un residuo pegajoso que cubre la superficie en combustión y aísla el contacto del combustible con el oxígeno del aire. 
No obstante como los combustibles sólidos generan brasas, es conveniente aplicar agua una vez extinguido el fuego, ya que los polvos no tienen penetración al interior de la masa combustible 

Es recomendable para su conservación sacudir (agitándolo durante unos dos minutos) el extintor una vez al mes para evitar que el polvo del interior se empaque o asiente. También es necesario que regularmente nos aseguremos que está disponible, operable y completamente cargado, revisando además que la etiqueta de revisión anual no este caducada. 

8.5.6.- Modo de proceder al declararse un incendio.

Los incendios a bordo son a menudo fruto de un mal mantenimiento del barco o de un error humano. 
Un motor sucio y poco ventilado, una sentina llena de hidrocarburos, bidones de combustible calentándose al sol, escasa atención a la cocina de gas o un circuito eléctrico deteriorado, son causa frecuente de incendios.

Los extintores son elementos de seguridad imprescindibles por lo que deben situarse en lugares estratégicos y accesibles
No debemos utilizar agua para combatir incendios eléctricos y si no tuviera otra opción, debemos interrumpir previamente la corriente. 

Debemos emplear

guantes, prendas de algodón y lana, cubriéndose el rostro con pañuelos de algodón empapados en agua. En caso de incendio, maniobre convenientemente para reducir la propagación del fuego, dispondrá de más tiempo para su extinción y/o para alertar a los medios de salvamento y realizar los preparativos de abandono. 

8.5.7.- Procedimiento de extinción: conocimiento básico de las técnicas de enfriamiento, sofocación, dispersión o aislamiento del combustible e inhibición de la reacción en cadena,

a) Enfriamiento: es el mecanismo de extinción de incendios que actúa eliminando el calor para reducir la temperatura del combustible
El fuego se apaga cuando la superficie del material incendiado se enfría hasta un punto en el que no deja escapar suficientes vapores para mantener la combustión en la zona del fuego. 

b) Sofocación o ahogamiento: se ahoga o sofoca el fuego al eliminar el oxígende la combustión (comburente). De esta manera se impide que los vapores combustibles, que se desprenden a una determinada temperatura para cada materia o combustible, se pongan en contacto con el oxígeno del aire. Puede conseguirse desplazando el oxígeno por medio de una determinada concentración de gases inerte (inertización), cubriendo la superficie del líquido con una sustancia incombustible (cubrición) 

c) Dispersión o aislamiento del combustible: también llamada desalimentación y consiste en retirar o eliminar el elemento combustible. Sería el método más eficaz y directo de extinción, pero en la práctica apenas se aplica por su dificultad. 

d) Inhibición de la reacción en cadena: es el método usado para que el incendio no se propague, y consiste en impedir la transmisión de calor de unas partículas a otras del combustible, interponiendo instrumentos separadores entre ellas. 

8.5.8.- Socairear el fuego, rumbo para que el viento aparente sea cero.

Es importante que en el momento de iniciarse el fuego se pare la embarcación ya que la velocidad ayuda avivarlo y para evitar quemarnos dejar la zona del fuego a sotavento

Para que el fuego se pueda controlar mejor y el humo moleste lo menos posible es conveniente que este salga vertical para lo cual se intentara que el viento aparente sea cero, lo que se consigue poniendo el rumbo a favor del viento y a su misma velocidad, así si el viento es del Norte de una intensidad de 10 nudos pondremos rumbo Sur a una velocidad de 10 nudos.

Funciona con BetterDocs