Hombre al agua

3.8.- HOMBRE AL AGUA

3.8.1.- Prevención para evitar una situación de hombre al agua: Arnés de seguridad, iluminación.

Entre las más eficaces para evitar las caídas esta el arnés de seguridad, sin olvidar que la cubierta debe disponer de un antideslizante y que los candeleros sean altos y fuertes además de usar zapatos adecuados. Por otra parte se debe evitar las salidas innecesarias a cubierta y cuando se tenga que realizar por fuerza mayor hacerlo con precaución evitando movimientos bruscos.

La iluminación de la cubierta, sobre todo en proa en las embarcaciones a vela, debe ser la suficiente pero teniendo en cuenta que no debe afectar a las luces de navegación. No obstante en el momento de la caída es importante encender algún foco que ilumine hacia el mar para poder verlo.

3.8.2.- Hombre al agua, librar hélice, señalización del naufrago, balizamiento individual, lanzamiento de ayuda.

En el momento de la caída si es visto por algún tripulante deberá gritar la frase de “hombre al agua por…,” (babor o estribor), para que en ese momento quién pilote la embarcación pare maquinas y meta todo el timón a la banda de caída con esa maniobra el náufrago quedará libre de las palas de la hélice. A continuación se echará el aro salvavidas, o cualquier otro elemento flotante que tengamos a mano con objeto de señalizar el punto de caída a la vez que le servirá de ayuda para agarrase a él e incluso se lanzaran objeto flotantes en cortos espacios de tiempo los cuales podrían servirle de ayuda. Si fuera posible anotara la hora y la posición y no se perderá de vista.

Existen varios tipos de balizas individuales (fijadas en los chalecos salvavidas o en los cinturones) las cuales si son accionadas (manual o automáticamente) emiten una señal, que es recogida por un receptor abordo que permite su localización de una manera fácil siendo su alcance entre 1 a 3 millas para embarcaciones y unas 10 millas para los vuelos de rescate.

3.8.3.- Maniobra de aproximación cuando se ve al naufrago: Maniobra Anderson y Maniobra Boutakow

a) Maniobra Anderson: una vez metido el timón a la banda de caída y parado la maquina si fuera necesario, se dará maquina con el timón a la banda de caída hasta que la proa caiga 270º momento en el que el naufrago aparecerá por la proa, dejándose entonces por el costado de sotavento para darle socaire (fig.3.12).

b) Maniobra Boutakow: consiste en meter todo el timón a la banda que ha caído el naufrago y cuando haya caído 70º del rumbo inicial, se cambia el timón a la banda contraria describiendo un circulo y cuando tenga el rumbo opuesto al que llevaba antes de caer el hombre al agua deberá este aparecerá por la proa (fig.3.13).

3.8.4.- Maniobra de aproximación cuando no se ve al naufrago: Exploración en espiral cuadrada y exploración por sectores

En esta búsqueda, tanto si se trata de un miembro de nuestra tripulación, como si se trata de otra, lo primero es marcar (con una boya o en el plotter) un punto inicial o datum, que será o el punto de que tengamos de referencia de caída o el dato que nos proporcionen.

a) Exploración en espiral cuadrada: la utilización del radar o el plotter puede ser muy conveniente ya que dejando en el datum cualquier objeto detectable (p.e. un reflector de radar) se puede efectuar el barrido en espiral alrededor del datum separándose cada vuelta de él la anchura de la calle del barrido (fig.3.14)

b) Exploración por sectores esta técnica trata de explorar radialmente a partir del datum con giros de 120º a estribor siendo el recorrido para embarcaciones pequeñas de una milla poco más o menos. Una vez recorrido los 3 sectores cambia el rumbo 30º a estribor a partir del datum y se procede de la misma forma para la exploración del siguiente sector (fig.3.15).

3.8.5.- Uso del sistema de navegación por satélite (GPS) en caso de hombre al agua

Si disponemos de este aparato inmediatamente tras la caída se pulsa la tecla MOB (Man Over Board) dos veces, de esa forma ese lugar de caída se convierte en una marca o way point por lo que si a continuación pulsamos la tecla ENT, el propio GPS nos indicara el rumbo que debemos poner para encontrar el punto exacto de caída y consecuentemente el naufrago debe encontrarse en sus proximidades.

3.8.6.- Precauciones durante la recogida

Cuando tengamos localizado al naufrago gobernaremos de manera que le acercaremos por nuestro sotavento o lo que es lo mismo a barlovento del naufrago y así poder darle protección (socaire) lanzándole un aro salvavidas con rabiza para acercarlo al costado y proporcionándole una escala si fuera necesario. Para el caso que se encuentre inconsciente un tripulante fijado a la embarcación con un cabo se acercara y realizara el acercamiento al costado. Una vez abordo se le colocara en un lugar seco y abrigado, proporcionarle ropa seca y bebida caliente pero no café, ni té ni bebidas alcohólica.

3.8.7.- Reanimación de un náufrago: respiración boca a boca y masaje cardiaco.

Como primera actuación debemos actuar con rapidez solicitando la ayuda de todas las personas disponible dando animo a la víctima.

a) Respiración boca a boca:

  • –  Se comprobara que tanto en la nariz como en la boca no tiene ningún cuerpo extraño (restosde comidas, algas, prótesis dental)
  • –  Se le aflojaran todos las ropas (camisa, jerséis, cinturón, trajes de neopreno)
  • –  Durante unos instantes se colocara boca abajo para que expulse el agua tragada
  • –  Se le pondrá la mano en la nuca para levantar el cuello y se inclinara su cabeza hacia atrás todo lo que se pueda, tirando de la barbilla hacia arriba hasta que la cabeza quede inclinada hacia atrás (fig.3.16).
  • –  Colocando sobre la boca una gasa o pañuelo se le insuflara aire tapándole la nariz.
  • –  No se deberá suspender estas maniobras en intervalos de unos 5 segundos, hasta que el asfixiado no comience a respirar.

    b) Masaje cardiaco: cuando evaluamos el estado de un accidentado, es primordial saber si tiene pulso. Lo más rápido es palpar la arteria carótida, que está en un canal formado entre los músculos laterales del cuello. En caso de no encontrar pulso hay que proceder rápidamente a realizar el masaje cardiaco. Posición de las manos en masaje cardiaco (fig.3.16):
  • –  Localizar el borde inferior de la caja torácica y ubicar el sitio en donde las costillas se unen al esternón.
  • –  Colocar la palma de la mano a una distancia de dos dedos más arriba de este punto, con los dedos mirando hacia el costado.
  • –  Poner la otra mano sobre la que ya está apoyada en el tórax del accidentado, de tal forma que ambas queden paralelas.
  • –  Levantar los dedos de ambas manos, para que la presión se realice de forma certera.La presión debe hacerse de forma decidida, presionando unos 4 cm en profundidad, para lograr la contracción cardiaca, debe realizarse de forma vertical, hacia abajo. Debes inclinarte sobre el paciente, sin doblar los codos. El masaje cardiaco se repite de 60 a 90 veces por minuto en adultos y de 80 a 100 en niños.

c) Reanimación cardiopulmonar: En caso de paro cardiaco y respiratorio es necesario combinar los métodos antes descritos, de la siguiente manera:

  • –  Colocar al paciente en forma horizontal, en posición apta para recibir respiración boca a boca.
  • –  Si no cuentas con ayuda, debes aplicar 2 respiraciones boca a boca por cada 15 masajescardiacos.
  • –  Si tienes ayuda, uno debe practicar la respiración boca a boca y el otro masaje cardiaco,combinándose de esta forma: 1 respiración boca a boca 5 masajes cardiacos.

3.8.8.- Hipotermia: Concepto y medidas a tomar

Se debe generalmente a la acción del frío, bien en forma local variando desde un simple enfriamiento hasta una congelación completa (siendo las partes más afectadas los extremos de los dedos, punta de la nariz y las orejas) o en forma total originando los llamados cuadros de hipotermia. Con relación a la navegación la más frecuentes de producen por caídas al mar, en donde además del enfriamiento del cuerpo intervienen, el descenso de la temperatura ambiente, y otros factores como el viento, la humedad, el tiempo de exposición, la inmovilidad, la fatiga, etc.

En esta clase de accidentes, la temperatura del cuerpo generalmente desciende a menos de 34ºC, haciéndose más lentos el pulso y la respiración, los extremos de los miembros se hacen más insensibles y la piel se torna pálida, con aparición de ampollas muy dolorosas. Por debajo de 35º de calor corporal se empieza a producir cansancio, falta de coordinación, aturdimiento y por debajo de los 31º se pierde el conocimiento y el pulso se vuelve débil.

El tratamiento general en estos es retirar al afectado a un lugar seco y templado retirándole las ropas mojadas. Tratar de aumentar lentamente la temperatura corporal mediante baños con agua tibia, administrándole bebidas calientes azucaradas, y no ofrecer alcohol. Aplicar solución antiséptica en las ampollas si las hubiera y realizar consulta radio médica.

Funciona con BetterDocs